Archive for the ‘Internacional’ Category

No, ¨La Ciencia¨ no ha confirmado que los transgénicos son seguros

No, ¨La Ciencia¨ no ha confirmado que los transgénicos son seguros

Hace pocos días, El País publicaba un artículo titulado “La ciencia confirma que los transgénicos son igual de sanos que el resto de alimentos”, que comentaba el último informe de la National Academy of Sciences, titulado “Genetically Engineered Crops: Experiences and Prospects”. Sin embargo, una vez más, el informe pinta un panorama muy diferente al de los titulares.

No, ¨La Ciencia¨ no ha confirmado que los transgénicos son seguros

[Nota: dado que la mayoría de la cobertura al informe de la NAS, incluida la del País, se han centrado en los efectos para la salud, que parece ser el tema más preocupante para una mayoría y que el presente artículo ya es suficientemente largo como es, este se centrará en la parte del informe que trata dichos efectos para la salud, sin entrar en aspectos ambientales, agronómicos o en la evaluación de las nuevas técnicas de mejora vegetal]

Para empezar, la NAS no mantiene una posición “paraguas” respecto a la seguridad de los transgénicos, dado que reconoce, como tantos otros organismos internacionales, que hacer algo así es imposible dado que la misma técnica puede producir efectos diferentes e impredecibles en cada caso. El comité señala que se le ha solicitado enérgicamente una respuesta al público sencilla, general y autoritaria respecto a los cultivos transgénicos, y que dada la complejidad de las cuestiones relativas a la ingeniería genética, no les ha parecido apropiado darla. A continuación, en un documento de más de 400 páginas, el comité desarrolla su visión al respecto que, si bien resulta más favorable al uso de OMG en agricultura que la de la mayoría de grupos ecologistas, es también muchísimo más conservadora que la de muchos de sus defensores (incluido El País). En lugar de “la ciencia ha confirmado que los transgénicos son seguros”, el informe podría haberse resumido como “no hemos encontrado lo que no hemos buscado”.

Cabe reseñar que la posición del comité, a juzgar al menos por los procedimientos descritos en el documento, destaca por su respeto a las distintas visiones en lo referente a un tema tan complejo, así como el esfuerzo activo por evitar distintos tipos de sesgos posibles. No obstante, un sesgo importante que conviene tener en cuenta al leer el documento es el de la relación de varios de sus miembros con importantes empresas biotecnológicas y sus organizaciones asociadas, empezando por la propia directora del estudio, Kara Laney, que trabajó anteriormente en la International Food & Agricultural Trade Policy Council (financiada por Monsanto); la organización Food and Water Watch recoge relaciones laborales pasadas de al menos doce de los veintidós miembros que han participado en el comité con las principales empresas biotecnológicas mundiales u organizaciones financiadas por estas.i Sin ser esta una posición que desmerezca a los autores del estudio, sí es una que debe ser conocida por quienes nos acercamos a él.

El informe de la NAS, al igual que en otras ocasiones, presenta un notable efecto “sándwich”: varios capítulos señalando posibles riesgos y problemas percibidos, limitaciones de las investigaciones hasta la fecha y motivos para la precaución, rodeados por un capítulo inicial y final que muestran una visión mucho más favorable, que suele ser la rescatada, sin matices, por los principales medios de comunicación y agencias de relaciones públicas.

Este efecto viene señalándose ya desde el informe de la NAS de 1989, que fue utilizado a su vez para justificar un consenso científico sobre la seguridad de los transgénicos, incluso cuando el texto en sí limitaba su propio alcance a los cultivos y microorganismos experimentales de EEUU (sin incluir siquiera Hawaii o Puerto Rico, al encontrarse fuera del continente): este era un documento, además, que consideraba únicamente los posibles efectos ambientales, dado que no existían estudios sobre los posibles efectos para la salud. Esto no impidió que numerosas fuentes ampliasen este ámbito a la generalidad de aplicaciones de la ingeniería genética, que quedaban desde entonces bautizadas por “la ciencia” como “seguras”.

La ampliación artificial de las áreas de consenso científico viene dándose desde que surgieron las primeras aplicaciones de la ingeniería genética: ya en 1981 había quien decía que los transgénicos en general eran seguros y que había consenso al respecto, incluso cuando sólo se había llevado a cabo un experimento con una cepa debilitada de E. coli e incluso este había suscitado sospechas.ii La afirmación de que el consenso científico respecto a la seguridad de los transgénicos es total continúa hasta nuestros días, aun siendo esta manifiestamente falsa. Un manifiesto firmado por cientos de científicos a nivel mundial pone de relieve que (incluso aunque estuvieran equivocados al dudar sobre la seguridad de los transgénicos) el supuesto consenso científico no existe.iii

La falta de ensayos pre-comercialización que pudieran limitar los efectos imprevistos derivados de la transgénesis fue tal que la primera autorización para el cultivo a campo abierto de un tipo de maíz transgénico, en el año 1980, se otorgó años antes de que se hubiera conseguido la primera planta de maíz transgénica (no digamos realizar ensayos con ella).iv En los inicios de esta tecnología abundaban quienes argumentaban que la naturaleza estaba ya tan regulada que no había nichos para organismos nuevos, por lo que cualquier OMG moriría sin intervención humana, que los transgénicos agrícolas serían incapaces de cruzarse o que cualquier microorganismo o virus modificado genéticamente sería seguro si el parental era seguro.v Al igual que hoy, muchas de estas afirmaciones se realizaban sin que existiesen estudios que las respaldasen (y han demostrado, con el tiempo, ser falsas).

La falta de consenso científico y la posibilidad de efectos inesperados debido al proceso de ingeniería genética son aspectos reconocidos y tratados por el informe. Respecto a estos efectos inesperados, al igual que en su anterior informe, señala que estos también pueden darse en algunas técnicas consideradas dentro de la mejora convencional, como sería la mutagénesis inducida por radiación o exposición a sustancias químicas mutagénicas (en adelante, mutagénesis).

Esta es una técnica cuya utilización se remonta a mediados del siglo XX, muy ligada a la generación de nuevas variedades de élite desde la Revolución Verde, y cuyos posibles efectos adversos no han sido estudiados. Al redactar la Directiva sobre OMG 2001/18 la UE determinó que estos organismos se consideraban OMG, pero que no era necesario que se los sometiera a ensayos pre-comercialización ni que fueran etiquetados debido a su historial de uso seguro. Si esa decisión fue adecuada, si se puede considerar 50 años como un historial de uso seguro y si sería posible después de este tiempo evaluar los posibles efectos que hayan tenido estos cultivos es algo que escapa al ámbito de este artículo.vi En cualquier caso, el informe de la NAS de 2004 señala que tanto la mutagénesis como las distintas técnicas utilizadas para la transgénesis provocan cambios por todo el genoma a niveles mucho mayores que otras técnicas de mejora vegetal “clásica”. Resulta confuso que en algunas afirmaciones se meta en el mismo saco a toda la mejora vegetal (incluyendo mutagénesis, que da lugar a OMG), habiendo como hay una diferencia tan grande entre una técnica y todas las demás.

El informe identifica dos fuentes de diferencias no intencionadas relacionadas con la ingeniería genética que podrían afectar a la seguridad alimentaria:

Efectos imprevistos de los cambios genéticos introducidos sobre otras características del alimento (por ejemplo, la presencia o aumento de un compuesto en la célula vegetal puede provocar cambios en el metabolismo de la planta que afecten a la abundancia de otros compuestos)

Efectos imprevistos asociados con el proceso de ingeniería genética (por ejemplo, cambios en el ADN resultantes de la fase de cultivo celular).

Es decir, el rasgo que se introduce puede tener más efectos de los que se esperaba que tuviera, o el propio proceso de transformación de la planta y cultivo celular puede producir cambios en otros lugares del genoma.vii Al referirse a los cambios derivados del cultivo celular, el informe hace referencia tanto a cambios genéticos como epigenéticos: resulta interesante señalar que, al igual que hace unos años no nos habríamos planteado el detectar este tipo de cambios epigenéticos (es más, lo que aún sabemos sobre epigenética parece ser, según los propios investigadores, sorprendentemente pocoviii) es posible que haya nuevos “niveles” enteros de regulación que aún no hemos descubierto, y respecto a los cuales, evidentemente, no es posible medir los impactos con la técnica actual.

Dado que estos efectos pueden producirse al utilizar estas técnicas, la siguiente pregunta lógica es si nuestros métodos para detectarlos y evitarlos son suficientes. La idea de que los alimentos transgénicos están analizados de una forma muy estricta y exhaustiva está muy extendida; sin embargo, los controles realizados en la actualidad tienen deficiencias no corregidas, que el informe señala. Algunas de ellas son:

Al hablar de un caso concreto de evaluación de un cultivo Bt, señala que no es la EPA (organismo gubernamental) quien realiza los ensayos, sino que los realiza la empresa y le envía a la EPA sus resultados (lo mismo ocurre en la UE con la EFSA). Los datos brutos de este tipo de estudios no son publicados ni están disponibles para la comunidad científica y el público general. De hecho, el comité señala que ni siquiera ellos han tenido acceso a estos datos (que están protegidos por secreto comercial). (Comentario al informe: esto implica que para que se hubieran encontrado efectos adversos en un ensayo pre-comercialización sería la propia empresa la que tendría que haber detectado este efecto, haberlo reconocido, registrado y enviado a la agencia gubernamental correspondiente. Esto no tendría ningún sentido desde un punto de vista comercial. Lo más lógico sería que si un producto hubiese mostrado algún efecto adverso en los ensayos pre-comercialización la empresa simplemente hubiese retirado la solicitud, y nunca nos hubiese llegado noticia de este efecto; o, si este efecto hubiera sido sutil y no detectado por los métodos utilizados [o escogidos] que el producto hubiese pasado los ensayos y entrado a la cadena alimentaria.)

Los protocolos aceptados internacionalmente utilizan muestras pequeñas con un poder estadístico limitado, que podrían no ser capaces de detectar diferencias entre tratamientos o encontrar diferencias estadísticamente significativas que no se consideren biológicamente relevantes.

Los datos procedentes de estudiar al ganado vacuno durante largos períodos de tiempo, aunque no señalan efectos adversos, no pueden servir como estudios de posibles efectos en los humanos en períodos crónicos, entre otras cosas por ser estos animales sacrificados jóvenes.

Respecto a la evaluación a priori de cambios en los niveles de sustancias tóxicas “conocidas”: “se comprenden las propiedades tóxicas de algunos compuestos vegetales, pero la mayoría no han sido estudiados”.

La detección de alergias a proteínas nuevas (tanto producidas por el gen introducido como por un gen diferente que haya sido modificado durante el proceso de transformación/cultivo celular) no puede garantizarse con los métodos utilizados actualmente, para lo que serían necesarios estudios post-comercialización.

En los estudios realizados se han encontrado diferencias entre los animales alimentados con pienso que contenía transgénicos y los alimentados con piensos que no los contenían; estas diferencias eran estadísticamente significativas (es decir, no se debían al azar sino al tratamiento), pero no se consideraron biológicamente relevantes. Sin embargo, no se había definido de antemano qué se consideraría “biológicamente relevante”, y no se calculaba la potencia estadística de los estudios. Las diferencias encontradas podrían haber significado que existían efectos adversos, pero la metodología no permitía detectarlos. Es decir, el informe está en lo correcto al decir que “no se han detectado efectos adversos” (y también los titulares), pero también señala que esto no quiere decir que no existan. En uno de los casos que describe el informe, de hecho, se realizó un ensayo de alimentación con un tipo de arroz en el que se había introducido un gen para una proteína de toxicidad conocida (como control positivo), sin que se detectaran efectos adversos. Ante esto, el informe señala la necesidad de realizar más estudios con una metodología corregida: los estudios realizados hasta la fecha, aunque no se puede decir que señalen efectos adversos, tampoco permiten obtener datos concluyentes respecto a seguridad.

Con los datos y estudios disponibles actualmente no pueden obtenerse conclusiones sobre los posibles efectos a largo plazo en la población humana. Aun así, y debido a la preocupación detectada en los testimonios recogidos, el comité se preocupa de utilizar los datos disponibles (que, señala, son insuficientes y no pueden utilizarse para obtener datos concluyentes) para detectar posibles cambios en la incidencia de distintas enfermedades crónicas. No obstante, tal y como señalan, esta es una aproximación muy somera a la detección de estos problemas. Para detectarlos en la realidad harían falta estudios post-comercialización que controlasen un gran número de variables, intentando que la única diferencia entre unos grupos y otros fuera el consumo o no de alimentos (o de un determinado alimento) transgénicos.

Varios de estos comentarios, pero especialmente este último, nos llevan al que podría ser uno de los puntos clave de la disensión: los estudios que se están haciendo no son adecuados para poder garantizar la seguridad (entendida como un nivel de garantía similar al que hemos tenido con los alimentos no obtenidos mediante técnicas con una probabilidad alta de generar efectos imprevistos), pero garantizar la seguridad estaría entre muy caro e imposible. En varios puntos del informe se habla sobre “riesgo aceptable”: ¿quién decide qué riesgo está dispuesta a aceptar una población? ¿es esta una decisión necesariamente científica? Es lógico que la decisión debe apoyarse en datos científicos, entre otras cosas, pero esto no implica que todo el proceso de toma de decisiones se encuadre en este ámbito.ix)

La postura del informe, y donde se desmarca de la postura ecologista, es que ante esta situación lo mejor que podemos hacer es seguir comercializando estos alimentos como hasta ahora, poniendo quizá algunos medios técnicos más para detectar esos posibles efectos adversos, y esperando que si detectamos alguno de estos efectos el alimento se pueda retirar. Este balance precaución-riesgo ha sido el que se ha escogido durante años, y el que se ha seguido con pesticidas, sustancias químicas de síntesis, etc. El siglo XX recoge varios casos de productos y tecnologías para las que los científicos “no detectaban efectos adversos” (a veces de forma honesta y a veces no), y que eran buenas hasta que dejaron de serlo. Con los propios transgénicos, este balance es el que ha llevado a situaciones como la de la proliferación de malas hierbas tolerantes a glifosato como la que señala el informe, o a casos de propagación de transgenes en la naturaleza “que nunca iban a ocurrir”. Es el balance (salvando las distancias) que nos ha llevado a no reconocer globalmente el cambio climático hasta muy tarde.

Una visión alternativa sería la de limitar estas técnicas a ámbitos confinados (con niveles de confinamiento, control e información verdaderamente efectivos), en donde la investigación científica pueda llevarnos a un escenario en el que conozcamos lo suficiente los sistemas vivos como para que esos efectos “imprevistos e impredecibles” dejen de serlo. En estos ámbitos confinados, las consecuencias de utilizar un OMG, buenas y malas, afectarían sólo a quien toma la decisión de utilizarlo (por ejemplo, un enfermo que quiere utilizar insulina producida por un organismo recombinante). Mientras tanto, existen alternativas para que la agricultura pueda avanzar y hacer frente a los desafíos que tenemos por delante, sin necesidad de arriesgarnos a sumarle a estos desafíos el tener que seguir apagando fuegos.

Notas
I Más información y referencias en Food & Water Watch, “Under the Influence: The National Research Council and GMOs”. Mayo de 2016. Disponible en: http://www.foodandwaterwatch.org/sites/default/files/ib_1605_nrcinfluence-final-web_0.pdf
ii Ver minutas del Large Scale Review Working Group of the RAC, 22 de abril de 1981, in US Department of Health and Human Services (1982)
iii ENSSER, “No scientific consensus on GMO safety”. http://www.ensser.org/increasing-public-information/no-scientific-consensus-on-gmo-safety/
iv Jones, Mary Ellen. “Politically corrected science: The early negotiation of US Agricultural Biotechnology Policy”, Virginia Polytechnic Institute (1999), 63.
V Entrevista con el Dr. Arnold Foudin, Vicedirector de Autorizaciones en Biotecnología de APHIS, USDA, Washington (1997) citado por Jones, op.cit.
vi Para un desarrollo más largo de esta cuestión, así como referencias al respecto, consultar http://www.observatorio-omg.org/mitos-y-realidades-de-los-omg/1-t%C3%A9cnicas-de-ingenier%C3%ADa-gen%C3%A9tica/mito-13-la-transg%C3%A9nesis-no-es-m%C3%A1s
vii Para un desarrollo más largo de esta cuestión, así como referencias al respecto, consultar http://www.observatorio-omg.org/mitos-y-realidades-de-los-omg/1-t%C3%A9cnicas-de-ingenier%C3%ADa-gen%C3%A9tica/mito-12-la-ingenier%C3%ADa-gen%C3%A9tica-es
viii Ledford, Heidi. Epigenetics: The genome unwrapped. Nature 528, S12–S13 Disponible en: http://www.nature.com/nature/journal/v528/n7580_supp/full/528S12a.html
ix Este tema ha sido ampliamente debatido en otros lugares. Una reflexión interesante puede encontrarse en el documento \\\\\\\\\\\\\\\”Textos para un debate en Cuba\\\\\\\\\\\\\\\”, disponible gratuitamente en http://www.observatorio-omg.org/content/textos-para-un-debate-en-cuba

Ecoportal.net

RALLT

http://www.rallt.org/

http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/No-La-Ciencia-no-ha-confirmado-que-los-transgenicos-son-seguros

Anuncios

Unión Europea no renueva la autorización del glifosato

Unión Europea no renueva la autorización del glifosato

La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, durante una sesión del gobierno en el Parlamento en París, Francia. EFE

Por Agencia EFE

Bruselas – La Unión Europea (UE) no consiguió hoy una mayoría cualificada sólida como para votar sobre la renovación hasta 2025 de la autorización del glifosato, un compuesto químico presente en pesticidas, por las fuertes reservas de Italia, Alemania y Francia, indicaron fuentes comunitarias.

El comité sobre Plantas, Animales, Alimentos y Piensos de la UE, que reunió a representantes de los países miembros este miércoles y el jueves en Bruselas, no llegó ni siquiera a votar hoy la propuesta de la Comisión Europea (CE) de renovar por nueve años la autorización del glifosato, de acuerdo con un portavoz comunitario.

La propuesta anterior de la CE eran 15 años y la Eurocámara abogó el pasado 13 de abril por solo 7 años y con claras restricciones.

“La CE ha dejado claro que no avanzaría sin una mayoría cualificada sólida de los Estados miembros”, recalcó el portavoz.
Dado que era “obvio” que no se hubiera reunido la mayoría cualificada, “no se ha votado” la propuesta, agregaron.

También indicaron que tres Estados miembros han expresado fuertes reservas: Francia e Italia, que de haberse votado se esperaba que hubieran expresado su rechazo a la medida, y Alemania, que se estima que podría haberse abstenido.

La ministra francesa de Sanidad, Marisol Touraine, dijo el miércoles que no renovará la autorización para comercializar el glifosato, un compuesto químico presente en pesticidas, porque los estudios disponibles demuestran que es un perturbador endocrino.

“La CE reflexionará sobre el resultado de las discusiones. Si no se toma una decisión antes del 30 de junio, el glifosato no quedará autorizado más en la UE y los Estados miembros tendrán que retirar las autorizaciones para todos los productos basados en el gilfosato”, explicó el portavoz.

La directora para la política alimentaria de la UE de Greenpeace, Franziska Achterberg, afirmó que es la segunda vez desde marzo pasado en que la CE ha “fracasado en reunir el respaldo de los gobiernos comunitarios para la renovación de la autorización del glifosato”.

“No es ninguna sorpresa, ya que la Comisión seguía ignorando las preocupaciones de científicos independientes y es el momento ahora de que cambie el curso”, señaló.

El portavoz de Salud y Seguridad Alimentaria de la CE, Enrico Brivio, dijo el miércoles que la nueva propuesta para la renovación de la autorización por nueve años ha tenido en cuenta los comentarios de los países tras la última reunión de marzo y también la resolución del Parlamento Europeo y evaluaciones científicas.

El lunes fue publicado el último estudio al respecto, uno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el que afirman que “es poco probable que el glifosato cause un riesgo cancerígeno para los humanos expuestos a él mediante los alimentos”.

Este estudio dice lo contrario que la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, en inglés), perteneciente a la OMS, que en marzo de 2015 dijo que el glifosato era un “posible cancerígeno”.

La OMS explicó no obstante que los dos estudios no son contradictorios sino complementarios, dado que la IARC revisa estudios publicados para identificar potenciales peligros cancerígenos y no evalúa el nivel de riesgo para la población asociado con la exposición al peligro.

En noviembre pasado la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluyó por su parte que no hay evidencias científicas del vínculo entre el glifosato y el cáncer.

La multinacional estadounidense de biotecnología Monsanto valoró entonces que la EFSA considere “improbable” que el glifosato sea cancerígeno.

“Las conclusiones de la EFSA sobre el glifosato se alinean con las de las de los organismos reguladores de todo el mundo. En Monsanto confiamos plenamente en el carácter seguro de nuestros productos”, señaló la empresa en su blog.

 

Unión Europea no renueva la autorización del glifosato

Confirman que El Niño ha superado su intensidad máxima

09:02 EL FENÓMENO CLIMÁTICO PERDERÁ GRADUALMENTE FUERZA EN LOS PRÓXIMOS MESES
Confirman que El Niño ha superado su intensidad máxima

Por Efe – Agencia – 18/02/2016

 

Efectos devastadores del fenómeno de El Niño. – Efe Agencia

Efectos devastadores del fenómeno de El Niño. – Efe Agencia

GINEBRA |

Científicos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) han determinado que El Niño ha superado su intensidad máxima, a pesar de lo cual sigue siendo un fenómeno fuerte que influye en el clima mundial.

Las predicciones apuntan a que este fenómeno climático perderá gradualmente fuerza en los próximos meses hasta el retorno de condiciones neutras en el segundo trimestre del año.eL

La OMM señaló que las temperaturas de la superficie del océano en las zonas central y oriental del Pacífico tropical “aumentaron con creces la media de 2 grados centígrados”, lo que confirma que el episodio de El Niño registrado entre 2015 y 2016 ha sido uno de los más fuertes jamás vistos.

Como suele ocurrir cuando se presenta este fenómeno, las temperaturas del océano alcanzaron su máximo entre noviembre y diciembre, y desde entonces han disminuido en medio grado.

Los episodios comparables más recientes fueron los que tuvieron lugar en el periodo 1982-1983 y 1997-1998.

Normalmente, la intensidad máxima de El Niño se experimenta en octubre del año en que empieza y se observa hasta bien entrado el primer trimestre del año siguiente, pero en vista de la fuerza adquirida por el episodio actual, se considera que continuará hasta el segundo trimestre de este año.

En vista de las temperaturas oceánicas actuales, los modelos de predicción indican que durante febrero y marzo se mantendrán condiciones de un El Niño de intensidad moderada a fuerte, y de débil a moderada en abril y hasta mayo.

La OMS también aclaró que “los episodios de El Niño pueden seguir teniendo repercusiones en algunas regiones aún durante su declive, especialmente cuando se trata de uno tan intenso como el actual”.

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/vida-y-futuro/20160218/confirman-que-el-nino-ha-superado-su-intensidad_333427_741335.html

Inundaciones y sequías causan un 80% de las pérdidas agrícolas

Ed. Impresa SEGÚN UN ESTUDIO DE LA FAO
Inundaciones y sequías causan un 80% de las pérdidas agrícolas

Por Efe – Agencia – 27/11/2015

 

En el caso de la sequía, más del 80 por ciento de los daños y las pérdidas afectaron al sector agrícola, especialmente la ganadería y los cultivos. – Afp Agencia

En el caso de la sequía, más del 80 por ciento de los daños y las pérdidas afectaron al sector agrícola, especialmente la ganadería y los cultivos. – Afp Agencia

Roma |

Las inundaciones y las sequías causaron el 83 por ciento de las pérdidas de cultivos y ganado entre 2003 y 2013, lo que evidencia el impacto severo que tienen sobre el sector agrícola los desastres naturales asociados al clima, según un estudio difundido ayer por la FAO.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con sede en Roma, llegó a esa conclusión tras analizar 140 desastres registrados en 67 países en ese periodo, y que afectaron a al menos 250.000 personas.

Unos 80.000 millones de dólares anuales se perdieron en esos países como resultado de la reducción de la producción de cultivos y de ganado, siendo mayores los daños en aquellos lugares más dependientes de la agricultura, según el informe, publicado en las vísperas de la Cumbre del Clima de París.

El daño económico global -incluyendo otros sectores además de la agricultura y todo tipo de desastres naturales- se cuantificó en 1,5 billones de dólares, mientras que la media anual del número de desastres se duplicó desde 1980.

Por regiones, Asia concentró alrededor del 60 por ciento de las pérdidas totales estimadas en esa década en los países en desarrollo (unos 48.000 millones de dólares), sobre todo por el efecto de las inundaciones en países como la India, Filipinas o Pakistán.

En África, las pérdidas ascendieron a más de 14.000 millones de dólares (13.200 millones de euros), principalmente por el efecto de las sequías, amenazando la disponibilidad de alimentos y la marcha de las economías en general de los países subsaharianos.

América Latina y el Caribe perdieron unos 11.000 millones de dólares en términos de producción agrícola, en un 55 por ciento de los casos a raíz de inundaciones y en menor medida por sequías y tormentas.

Según el estudio, el país más afectado de la región fue Brasil, tras las inundaciones de 2009 en el noreste del país, aunque también sufrieron daños significativos Colombia, México y Paraguay debido a diferentes desastres naturales.

Sólo tres grandes desastres se produjeron en Oriente Próximo en ese periodo, aunque la zona fue la más afectada en términos relativos y tuvo unas pérdidas globales de 7.000 millones de dólares, concentradas en su mayoría tras la sequía de 2008 en Siria.

La FAO detalló que en términos de producción se perdieron en general 333 millones de toneladas de cereales, legumbres, carne, leche y otros productos básicos, de las cuales más de un tercio correspondieron a cereales.

La caída de la producción agrícola tras los desastres llevó a un aumento de las importaciones de alimentos por valor de 33.000 millones de dólares, según el informe.

Para hacer frente a esos fenómenos, la agencia de la ONU llamó a mejorar los sistemas de información sobre el impacto de los desastres en la agricultura y a aumentar la capacidad de adaptación y mitigación de los efectos con una mayor inversión en el sector.

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/vida-y-futuro/20151127/inundaciones-y-sequ%C3%ADas-causan-un-80-de-las-p%C3%A9rdidas_324022_719435.html

En los próximos 35 años se talará un área de bosque tropical del tamaño de India

09:57 ECOLOGÍA
En los próximos 35 años se talará un área de bosque tropical del tamaño de India
Por Efe – Agencia – 25/08/2015

La tala de bosques afecta el medio ambiente. | Foto ilustrativa – Carlos López Gamboa Los Tiempos
WASHINGTON |

En los próximos 35 años, es decir, entre 2016 y 2050, se talará en todo el mundo un área de bosques tropicales de un tamaño similar al de India, alertó ayer la organización estadounidense sin ánimo de lucro Center for Global Development.

Según el último estudio publicado por la organización, si se mantiene la tendencia actual, en 2050 el planeta Tierra habrá perdido otros 289 millones de hectáreas de bosques tropicales, una superficie similar a la de India y una séptima parte del total de bosques tropicales que el planeta tenía en el 2000.

Además, el estudio llevado a cabo por los investigadores Jonah Busch y Jens Engelmann concluyó que esta tala de árboles enviará a la atmósfera 169 gigatones de dióxido de carbono, una sexta parte de las emisiones que se pueden emitir si se quiere evitar que la temperatura de la Tierra suba más de dos grados para entonces.

Sin embargo, el estudio apuntó a que existe una manera “sencilla” de evitar estas nuevas emisiones, que es poner un precio a la emisión de dióxido de carbono.

Un precio universal de 20 dólares por tonelada de dióxido de carbono emitido a la atmósfera entre 2016 y 2050 evitaría que se enviasen 41 gigatones de CO2 procedentes de la deforestación tropical, mientras que un precio de 50 dólares por tonelada, evitaría la emisión de 77 gigatones, según estimaciones de los investigadores.

Por otro lado, si todos los países del Trópico implementasen políticas antideforestación “tan efectivas” como las de la Amazonía brasileña a partir de 2004, se evitaría la emisión de 60 gigatones de CO2.

“Nuestro análisis corrobora las conclusiones de previos estudios de que reducir la deforestación tropical es una opción viable y barata para mitigar el cambio climático”, concluyó el estudio.

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/vida-y-futuro/20150825/en-los-próximos-35-años-se-talará-un-área-de-bosque-tropical-del-tamaño-de_313176_693692.html

Hay 22.784 especies amenazadas de extinción

Ed. Impresa EN 2015, EL NÚMERO DE ANIMALES Y PLANTAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN AUMENTÓ A 22.784 ESPECIES, CASI UN TERCIO DE LOS REGISTRADOS EL AÑO PASADO CON 22.413 ESPECIES
Hay 22.784 especies amenazadas de extinción

Por Redacción Central – Los Tiempos – 24/06/2015

Hay 22.784 especies amenazadas de extinción. -   Agencias Agencia

Hay 22.784 especies amenazadas de extinción. – Agencias Agencia

Multimedia

Galería de fotos (5)

A nivel mundial 22.784 especies de animales y plantas conocidas están amenazadas de extinción, sobre todo por la pérdida y la degradación del hábitat, el comercio ilícito y las especies invasoras, de acuerdo con la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

El lince ibérico y el lobo fino de Guadalupe han visto crecer sus poblaciones, mientras que el del gato dorado africano, el león marino de Nueva Zelanda y el del león se ven cada vez más amenazados.

Asimismo, el 99 por ciento de las orquídeas asiáticas “zapatilla de dama”, que se cuentan entre las plantas ornamentales más preciadas del planeta, se encuentran en peligro de extinción.

La actualización de la Lista Roja, publicada ayer, indica que numerosas plantas medicinales están expuestas a enorme presión a raíz de una recolección excesiva y de la destrucción de sus hábitats.

La Lista Roja de la UICN incluye ahora 77.340 especies evaluadas, de las cuales 22.784 están amenazadas de extinción. La pérdida y degradación del hábitat constituyen la principal amenaza para el 85 por ciento de todas las especies descritas en la Lista Roja; el comercio ilícito y las especies invasoras son también importantes factores del declive poblacional.

“Esta edición de la Lista Roja de la UICN pone de manifiesto que las acciones de conservación eficaces pueden obrar maravillas”, señala Inger Andersen, directora general de la UICN. “Salvar al lince ibérico, que se encontraba al borde de la extinción, salvaguardando al mismo tiempo los medios de vida de las comunidades locales, es un ejemplo perfecto de este tipo de acciones”.

“Pero esta actualización es también una llamada de alerta que nos recuerda que nuestro mundo natural se está volviendo cada vez más vulnerable. La comunidad internacional debe intensificar urgentemente sus acciones de conservación si queremos salvaguardar esta fascinante diversidad de la vida que nos sustenta, nos inspira y nos sorprende cada día”.

Lince ibérico

Tras seis decenios de declive, la población del lince ibérico (Lynx pardinus) pasó de 52 individuos maduros en 2002 a 156 en 2012. La especie pasa ahora de la categoría “En Peligro Crítico” a la categoría “En Peligro” en la Lista Roja de la UICN.

Dicho resultado se logró mediante acciones intensivas de conservación, que incluyeron la restauración de poblaciones de conejos –la presa principal del lince ibérico–, monitoreo del trampeo ilegal, cría con fines de conservación, programas de reintroducción y sistemas de compensación para los propietarios que hicieron que sus tierras fuesen compatibles con las necesidades de hábitat del lince ibérico.

“Es un logro fantástico para el lince ibérico, y una prueba excelente de que las acciones de conservación dan resultados concretos”, dice Urs Breitenmoser, copresidente del Grupo de Especialistas en Felinos de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN.

Lobo fino de Guadalupe

El lobo fino de Guadalupe (Arctocephalus townsendi) se creyó extinto dos veces en el pasado a raíz de su cacería, a fines del siglo XIX y en los años 1920. Su estado de conservación mejoró, pasando de la categoría “Casi Amenazado” a “Preocupación Menor”, gracias a la protección del hábitat y medidas de aplicación de la legislación, como por ejemplo la Ley norteamericana de Protección de los Mamíferos Marinos. La población de la especie aumentó de unos 200 a 500 individuos en los años 1950 a cerca de 20.000 en 2010.

Según esta actualización, diversos mamíferos enfrentan niveles crecientes de amenaza a causa de la caza y de la destrucción de sus hábitats. El muy huidizo gato dorado africano (Caracal aurata) pasó de “Casi Amenazado” a “Vulnerable” a raíz de su disminución poblacional. El león marino de Nueva Zelandia (Phocarctos hookeri), uno de los leones marinos más escasos del mundo, pasó de “Vulnerable” a “En Peligro”, principalmente a causa de enfermedades, alteraciones del hábitat debidas a la pesca y muerte accidental por capturas accesorias.

Pese al éxito de las medidas de conservación tomadas en Sudáfrica, el león (Panthera leo) permanece en la categoría “Vulnerable” a nivel mundial a causa de su declive en otras regiones. La subpoblación de África Occidental fue clasificada “En Peligro Crítico” a raíz de la conversión de su hábitat, la disminución de las presas por la caza insustentable, y conflictos con las poblaciones humanas. Se observó también un rápido decrecimiento en el este de África, zona donde históricamente la especie era muy abundante, sobre todo por los conflictos con las poblaciones humanas y el declive poblacional de las presas.

Vegetación

La evaluación de las 84 especies de orquídeas “zapatilla de dama” del Asia tropical –plantas ornamentales que se encuentran entre las más bellas del planeta– muestran que el 99 por ciento de las especies está amenazada de extinción, principalmente a causa de una recolección excesiva con fines hortícolas y de la pérdida de sus hábitats.

Todo comercio internacional de estas especies está prohibido en virtud de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. No obstante, el comercio continúa por falta de un cumplimiento adecuado de la legislación a nivel nacional. Si bien estas especies están representadas en la mayoría de las colecciones cultivadas, su pérdida en estado silvestre redundará en un importante menoscabo de su diversidad genética y de su supervivencia misma.

Por ejemplo, Paphiopedilum purpuratum, una especie escasa que se encuentra en Vietnam, China y Hong Kong, está clasificada en la categoría “En Peligro Crítico”. Está amenazada por la fragmentación y degradación del hábitat, así como por una desenfrenada recolección silvestre destinada al comercio hortícola regional e internacional.

Plantas medicinales

Se añaden en esta edición de la Lista Roja 44 especies de plantas medicinales de la India. Todas ellas están amenazadas de extinción, principalmente por causa de la recolección excesiva y la destrucción de los hábitats.

Dos especies de cangrejos, Karstama balicum y Karstama emdi, se clasifican “En Peligro Crítico” a causa de la alteración de su único hábitat conocido –la gruta de Giri Putri en Bali– como consecuencia de la creciente actividad turística y de las ceremonias religiosas que allí se realizan. Se están realizando estudios acerca de estos cangrejos a fin de definir estrategias de conservación adecuadas.

De las 143 especies de gobios evaluados en la región del Caribe, 19 están amenazados de extinción, principalmente a causa de un declive del 59 por ciento en el hábitat de los arrecifes coralinos entre 1979 y 2011, así como del pez león invasor (Pterois volitans). Los gobios constituyen una de las familias más extensas de peces marinos, con más de 2.000 especies, incluyendo algunos de los vertebrados más pequeños del mundo, como el gobio pigmeo (Pandaka pygmaea) “En Peligro Crítico”, que mide sólo 1 a 1,5 centímetros de largo. El gobio linterna (Coryphopterus lipernes), que alcanza un máximo de 3 centímetros, se clasifica como “Vulnerable”. El gobio cristal (Coryphopterus hyalinus) pasa de la categoría “Preocupación Menor” a “Vulnerable” a raíz de la creciente amenaza que representa el pez león invasor.

Extintos

Si bien no se incluyeron nuevas especies en la categoría “Extinto”, 14 especies han ingresado en la categoría “En Peligro Crítico” (Posiblemente Extinto). Entre ellas se encuentra la perennifolia Magnolia emarginata, un árbol endémico de Haití, que sufrió una reducción estimada del 97 por ciento de su hábitat forestal en el último siglo. Diez especies de orquídeas endémicas de Madagascar, como la Angraecum mahavavense de floración blanca, entraron también en la Lista Roja de la UICN en la categoría “En Peligro Crítico” (Posiblemente Extinto) principalmente a causa de la destrucción del hábitat forestal y de la recolección ilícita.

ACCIONES

Esta actualización muestra que las poblaciones de muchas especies sufren pérdidas devastadoras. Es preciso actuar ya para desarrollar políticas y programas de conservación de terreno.

ALERTAN LOS EXPERTOS

La sexta gran extinción masiva ya está en marcha

Agencias

El mundo está comenzando a padecer la sexta extinción masiva de su historia. Actualmente, desaparecen animales a una velocidad 100 veces mayor de lo que solían hacerlo, advirtieron científicos. Y los humanos podrían estar entre ellos.

Desde que terminó la era de los dinosaurios hace 66 millones de años, el planeta no había perdido especies a una tasa tan alta como ahora, indicó un estudio dirigido por expertos de las universidades de Stanford, Princeton y de California en Berkeley.

El estudio “muestra sin lugar a dudas que estamos entrando en la sexta gran extinción masiva”, dijo uno de los coautores, Paul Ehrlich, profesor de biología en Stanford.

Y la humana probablemente sea una de las especies perdidas, señaló el estudio -calificado por sus autores como “conservador”- divulgado en la publicación científica Science Advances. No es la primera vez que la Tierra sufre una gran extinción de especies. En el imaginario colectivo está la de los dinosaurios. Desaparecieron alrededor del 75 por ciento de las especies. Pero antes hubo otras cuatro, aún más mortíferas. Aquellas cinco extinciones masivas fueron causadas por fenómenos naturales, ya fueran meteoritos desde el espacio, supervolcanes o hasta la explosión de una supernova. Ahora, sin embargo, es una de las especies, la humana, la que estaría provocando la desaparición acelerada de las demás.

“Si se permite que esto continúe, a la vida le tomará millones de años recuperarse y nuestra propia especie probablemente se extinga pronto”, dijo el autor líder del estudio, Gerardo Ceballos, de la Universidad Autónoma de México.

El análisis se basa en las extinciones documentadas de vertebrados, es decir, animales con esqueletos internos como ranas, reptiles y tigres, a partir de registros fósiles y otros datos históricos.

La tasa moderna de extinción de especies fue comparada entonces a “la tasa natural de desaparición de especies antes de que la actividad humana dominara (la Tierra)”.

Puede ser difícil estimar esta tasa, también conocida como tasa de extinción de fondo, porque los humanos no saben exactamente lo que ha pasado en el curso de la historia de 4.500 millones de años de la Tierra.

Para el estudio, los investigadores usaron una tasa de extinción pasada dos veces mayor a las estimaciones que se utilizan generalmente.

Si la tasa pasada –o ritmo natural– era de dos extinciones de mamíferos cada 10.000 especies a lo largo de 100 años, entonces la “tasa promedio de desaparición de especies vertebradas en el último siglo es 114 veces mayor de lo que habría sido si no hubiera habido actividad humana”, dice el estudio.

“Y esto incluso basándonos en las estimaciones más conservadoras de la tasa de extinción de especies”, añade.

“Insistimos en que muy probablemente nuestros cálculos subestimen la gravedad de la crisis de extinción, porque nuestro objetivo era colocar un límite realista pero bajo al impacto humano sobre la biodiversidad”.

Las causas

Las causas de la extinción actual de especies son, entre otras, el cambio climático, la contaminación y la deforestación.

De acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), cerca del 41 por ciento de todos los anfibios y 26 por ciento de los mamíferos están actualmente en peligro de extinción.

“Hay ejemplares de especies en todo el mundo que son básicamente muertos vivientes”, dijo Ehrlich.

El estudio pidió que “se intensifiquen y aceleren las medidas para conservar las especies ya amenazadas y aliviar la presión sobre sus poblaciones, como la pérdida del hábitat, la explotación de los recursos con fines económicos y el cambio climático”.

Desaparecer

“Si dejamos que esta situación continúe, la vida podría tardar muchos millones de años en recuperarse y nuestra especie podría desaparecer pronto”, dijo Gerardo Ceballos.

http://www.lostiempos.com/vida-y-futuro/medio-ambiente/medio-ambiente/20150624/hay-22784-especies-amenazadas-de-extincion_306131_676971.html

Un dron detecta la contaminación

Ed. Impresa DEL AIRE
Un dron detecta la contaminación

Por Agencias – Agencia – 27/05/2015

Un dron detecta la contaminación. – Agencias Agencia

Un dron detecta la contaminación. – Agencias Agencia

Mónica Abarca, ingeniera mecatrónica graduada en la Pontificia Universidad Católica del Perú, desarrolló un dron compuesto de sensores y algoritmos capaces de detectar contaminación en el aire.

“Su misión consiste en medir no sólo la contaminación del aire, sino también la radiactiva”, aseguró Mónica.

“Lo hemos equipado con sensores de gases y partículas”, explicó al mostrar el conjunto de piezas que da vida a este singular artefacto de tres kilos. Con este proyecto ganó el primer lugar de la Competencia de Impacto Global-Perú, publicó Innovaticias.

http://www.lostiempos.com/vida-y-futuro/medio-ambiente/medio-ambiente/20150527/un-dron-detecta-la-contaminacion_303075_669949.html

A %d blogueros les gusta esto: