Asolearse más de 8 minutos sube riesgo de cáncer

Cochabamba tiene alto grado de riesgo. De 700 pacientes en la CNS, 20 son casos positivos, en 3 meses.

Asolearse más de 8 minutos sube riesgo de cáncer

Por: BETTY CONDORI ROJAS bcondori@opinion.com.bo | 28/01/2016 | Ed. Imp.

USAR SOMBRILLAS, PROTECTOR SOLAR Y ROPA DE MANGA LARGA ES UNA RECOMENDACIÓN PARA CUIDARSE DE LOS RAYOS SOLARES.

En Cochabamba, exponerse al sol más allá de 8 minutos, entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, provoca serios daños en la piel que pueden convertirse, a la larga, en cáncer de piel. De 700 pacientes que fueron a la Caja Nacional de Salud, 20 son casos positivos, en tres meses.

El experto en radiación ultravioleta del Laboratorio de Física de la Atmósfera (LFA) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSA), de La Paz, Luis Blacut, se refiere a varias consecuencias de la exposición prolongada al sol, desde cataratas que afectan la visión, envejecimiento hasta el cáncer.

La dermatóloga Carolina Achá refuerza el informe de Blacut y señala, por separado, que en los últimos tres meses, de 700 pacientes atendidos en su consultorio de la Caja Nacional de Salud de Cochabamba, 20 fueron diagnosticados con cáncer de piel, una cifra por demás alarmante y en ascenso.

“Ha subido porque la gente no se cuida con ropa de manga larga, sombreros de ala ancha y los protectores solares que deben aplicarse tres veces al día: 8, 11 y 14 horas”, dice.

RAYOS ULTRAVIOLETA Luis Blacut, del Laboratorio de Física de la Atmósfera, explica que la institución trabaja desde hace más de 20 años en la medición de la radiación ultravioleta.

Según un boletín de la institución, el Índice de Radioactividad Ultravioleta (IRU) tiene ciertos parámetros, cuya gravedad varía de acuerdo a la región. Llegar al grado 18 es un valor extremo y La Paz y el altiplano están en ese parámetro. El índice para Cochabamba y los valles es 15, considerado muy alto.

Blacut señala, de forma solvente y con el respaldo de casi dos décadas, puede afirmar que el Índice de Radiación Ultravioleta ha llegado a valores mucho mayores y la altura tiene su influencia. Cochabamba se encuentra a 2.800 metros sobre el nivel del mar, es unos 700 metros por debajo de la ciudad de La Paz. “Si seguimos hacia Santa Cruz va bajando un poco más los rayos ultravioletas. Los índices están relacionados con la exposición solar”.

Un paceño con piel media, es decir ni blanco ni moreno, no puede recibir unos 6 minutos de exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde. En Cochabamba, más allá de los 8 minutos empieza a sufrir picazón, que es sinónimo de daño a causa del rayo ultravioleta.

“Mucha gente desarrolla sus actividades en ese horario crítico que es cuando se concentra el 80 por ciento de la radiación ultravioleta del día”, refuerza Blacut.

DAÑO ACUMULATIVO Tras la exposición al sol por mucho tiempo y en horas de riesgo, la piel puede expresar el daño en 20 o 30 años. Antes, va envejeciendo prematuramente, adquiere otro grosor, manchas de lunares y, luego la aparición del cáncer de piel.

En los ojos surgen cataratas e ictericia. Es el caso de un profesor que recibió tres cirugías. Finalmente se le recomendó el uso de gafas de sol.

La dermatóloga Carolina Achá explicó también que las personas de piel blanca están más expuestas a la quemadura solar, aunque no se bronceen.

El peligro radica en que los rayos solares caen de forma perpendicular a la tierra. El cáncer de piel aparece por la carga del sol acumulativa. Los primeros síntomas son lesiones ulcerativas que no cicatrizan.

Otro tema que advierte la dermatóloga es que la gente utiliza poco las cremas bloqueadoras debido al alto costo. Tienen un precio superior a los 150 bolivianos, lo que es prohibitivo para muchos bolsillos de los ciudadanos.

Advierte que este producto debe ser solo adquirido en farmacias. En piel grasa, se recomienda que el producto sea en gel; para la piel seca, en crema y para los que conducen, utilizar bloqueador en loción.

Señala también que hoy, farmacias artesanales han trabajado en la elaboración de este producto y venden a precios más accesibles y de buena calidad.

De mil consultas, al menos 80 están relacionadas con quemaduras solares de diversa índole.

ALGUNOS MITOS

Hay que evitar exponerse al sol solo al mediodía.

FALSO: son las cinco horas alrededor del mediodía (de 10 a 15) las peligrosas y no solo el mediodía.

Las nubes representan una protección contra la Radiación Ultravioleta (RUV).

FALSO: la radiación logra penetrar en nubes con mayor eficiencia que la luz. Pueden incrementar el riesgo mediante un efecto de “espejo”.

Los niños deben tomar sol detrás de un vidrio para aprovechar los efectos benéficos de la RUV.

FALSO: el vidrio no deja pasar la RUV-B y por tanto no permite aprovechar los efectos benéficos del sol (Vitamina D contra el raquitismo y otros),

Las cremas solares de mayor Factor de Protección Solar (FPS) protegen más la piel.

FALSO: el FPS a usarse depende del tipo de piel de cada uno. Consulte a un dermatólogo y no gaste más de lo necesario.

Fuente: Laboratorio Físico de la Atmósfera

RECOMENDACIONES

Evitar el sol alrededor de 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde. En este tiempo se concentra el 80 por ciento de la radiación del día.

Las personas que trabajan en ese horario en la calle, como los agentes de parada, profesores de educación física, comercio ambulante y otros deben utilizar ropa de manga, sombrero de ala ancha y una crema solar previa consulta con un dermatólogo.

La radiación ultravioleta tiene dos componentes:

a). La directa, que es la exposición de frente.

b) La otra es cuando está en la sombra. El 50 por ciento de la radiación puede estar en la sombra debido a los reflejos.

Las cremas solares dejaron de ser cosméticas y se han convertido en medicamentos, por tanto necesitan la receta de un médico, de acuerdo al tipo de piel. No se recomienda automedicarse.

EL TIPO DE ROPA IMPORTA

La protección de la radiación ultravioleta suele hacer énfasis en vestir adecuadamente.

En cuanto a los sombreros de ala ancha, estudios reportados por la OMS/OPS muestran que con un sombrero de ala ancha se recibe 20 veces menos RUV en la cara, 7 veces menos en la nariz y 5 veces menos en el cuello que en ausencia de sombrero. Esos factores disminuyen si, en lugar de un sombrero de ala ancha, se viste una gorra, que no protege el cuello.

La ropa tiene que ver con el material, el contenido de humedad y el color. El material que mejor protege es el algodón que, en colores oscuros, deja pasar menos del 1 por ciento de la RUV. Sin embargo el algodón mojado incrementa la transmisión de la UVB al doble, de modo que mojar las poleras no es una buena idea.

Le sigue el nylon, siempre para colores oscuros, que

transmite algo más del 1 por ciento , mucho menos que el poliéster o el nylon acetato que llegan a transmitir hasta un 16 por ciento y 24 por ciento respectivamente en colores claros.

http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2016/0128/noticias.php?id=181668

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: