El Tunari, Carrasco e Isiboro están en riesgo

Ed. Impresa MEDIO AMBIENTE | Los tres parques nacionales que existen en el departamento de Cochabamba: Isiboro Sécure, Tunari y Carrasco afrontan diversas amenazas y están desprotegidos. Sólo uno tiene un plan de manejo y en los tres hay una cantidad mínima de guarda

El Tunari, Carrasco e Isiboro están en riesgo

Por Violeta Soria – Los Tiempos – 25/07/2015


Construcción de viviendas por encima del límite urbanizable del Parque Nacional Tunari, pese a la señalización existente en la zona. - José Rocha Los Tiempos

Construcción de viviendas por encima del límite urbanizable del Parque Nacional Tunari, pese a la señalización existente en la zona. – José Rocha Los Tiempos

La invasión de las áreas protegidas para ampliar las plantaciones de coca junto con la tala ilegal, los chaqueos, la pérdida del hábitat de especies de fauna y flora, la explotación minera y de hidrocarburos son algunos de los problemas que afrontan el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), el Parque Nacional Tunari y el Parque Nacional Carrasco.

El director del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure, Diego Vidal, informó que el área está habitada por alrededor de 7.000 indígenas de los pueblos moxeño trinitario, yuracaré y chiman, distribuidos en 69 comunidades.

Los pobladores conviven con cerca de 30.000 colonizadores divididos en ocho centrales que ocupan el llamado “Polígono Siete” y que se dedican principalmente a la plantación de coca desde la década del 70.

Los colonos cuentan con 300.000 hectáreas saneadas. Una línea demarcatoria los divide de los indígenas; sin embargo, aún restan delimitar 18 kilómetros. El Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) prevé ingresar al lugar el 15 de agosto para sanear la zona.

Ante esta situación, Vidal explicó que una de las principales amenazas del área protegida son los asentamientos ilegales de colonos que se dedican a la plantación de coca y la explotación de madera. Añadió que los colonos, caracterizados por ser “depredadores” recurren a los chaqueos y desmontes para ampliar su espacio. Lo mínimo que cultivan es 1.600 metros cuadrados o un cato de coca entre julio y agosto. La mayoría usa agroquímicos que dañan el suelo.

En los últimos años entre 5 a 10 mil hectáreas fueron afectadas. A pesar de que este parque es considerado el más grande de Cochabamba, el Sernap sólo trabaja con 17 guardabosques.

El panorama es similar en el Parque Nacional Carrasco donde la amenaza más seria son los asentamientos ilegales para cultivar coca. El director del área, Marcelino Janco, señaló que las áreas más críticas están a orillas de los ríos Ivirizu, Sajta y la cabecera de Chimoré.

A ello se suma que “algunos” alcaldes intentan ingresar al área protegida a través de la apertura de caminos para operar con proyectos de producción agrícola. Los asentados argumentan que no cuentan con terrenos y tienen derecho a trabajar la tierra.

Las 622.600 hectáreas del parque son controladas por 14 guardaparques. “Con 14 no podemos abastecer”, indicó Janco a tiempo de lamentar que las comunidades indígenas no ayuden a proteger esta reserva natural.

Luego, de la aprobación del Decreto Supremo 2366 que viabiliza la exploración y explotación de hidrocarburos en siete de las 22 áreas protegidas de Bolivia, se conoció que los estudios en los parques Carrasco e Isiboro Sécure comenzarán en la gestión 2016.

La realidad también es crítica en el Parque Nacional Tunari, donde las principales amenazas radican en la proliferación de construcciones sobre la zona de recarga de acuíferos, incendios y la explotación minera de oro. La zona es protegida por cinco guardias ambientales en medio de limitaciones logísticas. La cantidad es insuficiente frente a la extensión del lugar y los incendios que se registran.

LOS PARQUES SON ECOSISTEMAS VALIOSOS

El hogar de 1.388 especies de aves

El biólogo y ornitólogo José Antonio Balderrama informó que en las tres áreas protegidas existen al menos 1.388 especies de aves. El mayor reservorio está en el Parque Nacional Carrasco con cerca de 700 variedades. Después están el Isiboro Sécure con 470 y el Parque Nacional Tunari con 218.

Una particularidad del Tunari es que tiene seis especies endémicas o únicas. Entre ellas, la monterita cochabambina (Poospiza garleppi), corta flores boliviano (Diglossa carbonaria), picaflor yungueño boliviano (Aglaeactis pamela) o también llamado “ángel de sol” por sus colores azul escarlata y purpura en su lomo cuando le llega el sol en ciertos ángulos, el tordo boliviano, cola de espino (Schizoea caharterti) y gorrión de arbustos (Atlapetes rufinucha).

De éstas la más importante, monterita cochabambina (Poospiza garleppi), se encuentra en “peligro de extinción”. Además, cuatro son “vulnerables de extinción”, entre ellas el cóndor de los andes y el pájaro de las quewiñas que “no pueden vivir en otro lugar”. También hay siete especies “casi amenazadas”.

El biólogo dijo que a pesar de que el Tunari está rodeado de edificaciones “todavía existen corredores de vegetación en las quebradas y torrenteras” utilizadas por las aves para transitar. También hay 30 especies de mamíferos entre ellos el gato andino, oso hormiguero de árbol, oso andino, vicuñas, entre otros. El Tunari está entre las 10 áreas más “prioritarias a conservar en toda Bolivia”, según un estudio realizado por los biólogos José Balderrama y Gonzalo Navarro, debido al endemismo de especies, especialistas de hábitat, ejemplares amenazados y el estado de la conservación de bosques. En el Isiboro Sécure una de las aves más raras es la pava copete de piedra (Pauxi unicornis)

OBSERVAN CONTRADICCIONES EN EL GOBIERNO

MARCELO DELGADILLO, AMBIENTALISTA

Nos ha extrañado que este Gobierno que se declaró protector de la Madre Tierra como nunca esté dando permisos de deforestación o desmonte de forma masiva (…) Están dando concesiones a petroleras y ya hay algunos conflictos con concesiones mineras. Las concesiones mineras, la explotación petrolera y la invasión de la población por carretera producirán grandes problemas que van desde alterar las condiciones climatológicas y las condiciones de posesión de agua hasta la aparición de enfermedades.

JOHN ZAMBRANA, AMBIENTALISTA

El Sernap no tiene capacidad económica, de equipos ni siquiera de personal. Si vemos a los funcionarios que tiene el Parque Tunari es un jefe de área, un jefe de guardaparques y en 2014 tenía cinco o seis guardabosques. Con ese número limitado de personal no hay capacidad de control ni de manejo. Algo similar ocurre en las otras áreas porque no tienen presupuesto ni personal para poder cubrir toda la superficie (…) Es básicamente la poca capacidad que tiene el Sernap para hacer la gestión de esta área protegida.

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/local/20150725/el-tunari-carrasco-e-isiboro-est%C3%A1n-en-riesgo_309638_685152.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: