Mientras Bolivia y Brasil negocian acuerdo energético, informe alerta sobre daño ambiental en Cachuela Esperanza

07 de mayo de 2015 | Sociedad

Mientras Bolivia y Brasil negocian acuerdo energético, informe alerta sobre daño ambiental en Cachuela Esperanza

“La energía generada por mega no es renovable”, subraya un informe del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade).

Mientras Bolivia y Brasil negocian acuerdo energético, informe alerta sobre daño ambiental en Cachuela Esperanza

Deforestación – Foto: Archivo ANF
La Paz, 7 de mayo (ANF).- Un informe de el Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade) alertó que Bolivia negocia con Brasil un acuerdo energético en el norte amazónico sin considerar el daño ambiental que se podría producir en la población beniana de Cachuela Esperanza a raiz de la construcción de grandes represas en la zona.

“La población de Cachuela Esperanza ubicada a orillas del río Beni, (…) se encuentra olvidada y con el peligro de desaparecer por la construcción de dos grandes represas (Cachuela Esperanza y Riberao en territorio binacional) para la generación de energía eléctrica con los consecuentes daños ambientales emergentes e irreversibles”, señala el informe elaborado por el investigador Andrés Bustamante de Fobomade.

El proyecto hidroeléctrico Cachuela Esperanza forma parte del Complejo Río Madera, el proyecto más polémico de IIRSA (la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana). Éste consistía en la edificación de dos proyectos hidroeléctricos en Brasil (San Antonio y Jirao), obras ya concluidas, y un proyecto binacional en la frontera de Bolivia y Brasil (Ribeirao) además de uno en Bolivia: Cachuela Esperanza.

La represa de Cachuela Esperanza sería construida a orillas del río Beni, aproximadamente a 29 kilómetros aguas arriba de Villa Bella y Riberao que está ubicada en territorio binacional (río Madera) aproximadamente a 71.49 km sobre el cauce del río Madera.

“Su función estratégica es consolidar una vía de integración internacional y además posibilitar el cambio de matriz energética aumentando la oferta de energía renovable en la región, como si la energía generada por mega represas fuera renovable”, observa el informe.

El 2008 se intensificaron las negociaciones entre Bolivia y Brasil para discutir los daños potenciales de la operación de las represas. El informe de Fobomade señala que en ellas el Gobierno del Brasil simplemente optó por negar los efectos transfronterizos. En lugar de discutir sobre las incertidumbres del proyecto, habría centrado el debate en la colaboración técnico-operativa financiera para la construcción de las obras, garantizando la compra de los excedentes de energía no utilizados por Bolivia.

Cachuela Esperanza ubicada en el municipio de Guayaramerin del departamento de Beni, registró en el censo de 2012 una población de 982 habitantes; 547 hombres y 435 mujeres. Tiene una historia ligada al ciclo de la goma.

/MAMP/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: